Nuevo mazazo a Apple, China estalla, Trump imbatible… ¿Qué esperar?

Las bolsas europeas mantienen el verde de comienzos de la sesión, un día más, pendientes de los temores en torno a la guerra comercial, con la bolsa china dejándose más de un 1% y Wall Street marcando ayer mínimos de 12 semanas. “En este entorno, la deuda pública sigue sirviendo de refugio, y el 10 años americano llegó ayer a tocar niveles de 2,21%, mínimos de septiembre de 2017, Alemania -0,17% acercándose a los mínimos históricos de 2016 en -0,20% y España en un nuevo mínimo histórico de 0,74%”, explican los analistas de Renta 4 (MC:RTA4).

Y es que el cruce de acusaciones entre China y Estados Unidos sigue creciendo, últimamente más acentuadas en el caso del gigante asiático. “El tono que usan los chinos para todo este asunto es notablemente agresivo. Hoy han dicho que la forma de negociar que tiene Trump mediante las constantes amenazas es puro terrorismo económico, chauvinismo y acoso; que lucharán hasta el final si EE.UU. sigue aumentando la tensión, que no aceptarán acuerdos comerciales que rebajen su soberanía, que la sinceridad de EE.UU. está totalmente puesta en duda y que esperan que corrija sus equivocadas prácticas. Ya ven qué panorama”.

Este experto apunta que “desde el Ministerio de Comercio dicen que China está dispuesta a satisfacer una demanda razonable de tierras raras por otros países, pero considera inaceptable que se usen esas tierras raras para la creación de productos y al final todo se use en contra de China”.

“El mercado está intentando descontar la nueva realidad macro, que no es otra que la de que no hay posibilidad alguna de acuerdo entre China y EE.UU., y hay que prepararse, salvo grandes sorpresas, a una guerra comercial de larga duración”, añade Cárpatos. “Las estrategias algo rocambolescas de Trump de negociación le han salido bien con países mucho más pequeños, pero no con otra potencia de su nivel como es China”, apunta.

“La falta de avances en el conflicto comercial entre EE.UU. y China, en el que, en lugar de intentos de aproximación, las partes están utilizando una fuerte retórica, está siendo interpretada por los inversores como una demostración de fuerza que aleja cada vez más la posibilidad de que se retomen en el corto plazo las negociaciones y se cierre un acuerdo comercial”.

Ahora, los mercados miran al próximo martes, 4 de junio, día en el que está previsto que el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, dé un discurso sobre las relaciones entre Estados Unidos y China. “Se espera que sea bastante duro, teniendo en cuenta las señales de Washington y sus discursos anteriores sobre el asunto”.

Siguen los daños colaterales a las empresas
A la volatilidad en la cotización de las empresas tecnológicas a la que están asistiendo los inversores en las últimas semanas, se suma la rebaja de precio objetivo sobre Apple (NASDAQ:AAPL). “Dicen que hay pobres perspectivas a corto plazo y le baja el precio objetivo de 240 a 231 dólares. El motivo es claro: que el consumidor de China frene la compra de productos de la empresa”.

Cómo operar en los mercados
“El escenario al que se enfrentan los inversores no puede ser más complejo en el corto plazo, por lo que éstos están optando claramente por refugiarse en activos de corte defensivo. El reciente rally de los bonos, y la consiguiente caída de sus rentabilidades hasta mínimos multianuales, viene a demostrar la falta de confianza de los inversores en el futuro inmediato de las principales economías occidentales”.

Según estos expertos, “las reuniones que celebrarán a principios del mes de junio los principales bancos centrales adquieren en estos momentos gran relevancia. Primero, porque servirán para conocer la opinión de los mismos sobre el estado de estas economías y sus expectativas sobre el devenir de las mismas y, en segundo lugar, porque darán constancia de sus intenciones, es decir, si están o no dispuestos a intervenir en caso de ser necesario”.

Se espera que la prima de riesgo que se ha desarrollado sobre las acciones cotizadas, debido a estas tensiones, “no se disipe rápidamente (a diferencia de la votación sobre el Brexit, por ejemplo)”. Por esta razón, no ve “urgencia para aprovechar la corrección en curso”. Por ello, es totalmente plausible “aprovechar la oportunidad de acumular posiciones”, pero para una cartera debidamente invertida antes de estos eventos, no ve “ninguna oportunidad en el muy corto plazo de aumentar el riesgo”. Se cree que es apropiado obtener beneficios en estas posiciones, que ahora “reflejan una perspectiva económica excesivamente pesimista en Estados Unidos y Europa”. En resumen, en lugar de aumentar el riesgo de capital, prefiere “reducir los activos defensivos”.



Agregue un comentario

There is something wrong with the server