Mercados financieros atentos a un posible brexit sin acuerdo

Bolsas europeas mixtas en una semana de infarto para los mercados financieros, sobre todo en cuanto al caótico Brexit se refiere. Tal como esperaba el mercado, ayer el Parlamento británico rechazó de plano la propuesta ‘in extremis’ que había logrado la primera ministra, Theresa May, con la Unión Europea (UE) por 391 votos en contra frente a 242 a favor.

A ello se sumaron las declaraciones del fiscal general de Reino Unido, Geoffrey Cox, restando importancia legal al acuerdo logrado por May con respecto a la frontera con Irlanda, que hicieron que los mercados se dieran la vuelta al rojo y entraran en una fase de extrema volatilidad durante el resto de la jornada.

Hoy, de nuevo hay votación, en la que el consenso prevé que se rechace la opción de Brexit duro, es decir, la salida de Reino Unido de la UE sin acuerdo.

Por tanto, la cuestión es qué pasará a partir de mañana, con la última votación sobre la mesa para decidir si se opta por un aplazamiento en la fecha de salida.

Prórroga del artículo 50
La opción de retrasar la salida de la UE más allá del 29 de marzo es la más acogida por los analistas. Se especularía con la posibilidad de fijar una nueva fecha hacia el mes de junio, antes de la formación del nuevo Parlamento Europeo en el mes de julio, ya sin eurodiputados británicos. Recordamos que nuestra postura se alinea con la consecución de una salida negociada, evitando una salida abrupta que sería perjudicial para ambas partes y provocaría importantes daños a nivel macroeconómico y fuerte volatilidad en los mercados.

“Seguimos defendiendo que se ampliará el plazo hasta una fecha determinada y en ese momento se aplicará la cláusula de backstop, con lo que las condiciones para el comercio de mercancías se mantendrán inalteradas.
Necesidad de aprobación por parte de la UE
De aprobarse ese aplazamiento, requeriría la autorización por parte de la UE, permiso que podría ser concedido en la cumbre comunitaria del 21 de marzo, aunque faltaría por dilucidar el propósito de la extensión para los británicos, algo que es probable que el Parlamento Europeo y los líderes europeos sondeen antes de otorgar su autorización, además de las posibles condiciones que impongan.



Agregue un comentario

There is something wrong with the server