La Fed hace público el discurso de Powell: Bolsas al alza

La Reserva Federal estadounidense (Fed) acaba de hacer público el discurso que el presidente del organismo, Jerome Powell, ofrecerá en su comparecencia de las 16:00 hora española. Las bolsas están reaccionando al alza.

Aquí les ofrecemos el discurso en castellano.

“Presidenta Waters, miembro de rango McHenry, y otros miembros del Comité, me complace presentar al Congreso el Informe semestral de Política Monetaria de la Reserva Federal.

Permítanme comenzar diciendo que mis colegas y yo apoyamos firmemente los objetivos de máximo empleo y estabilidad de precios que el Congreso ha establecido para la política monetaria. Nos comprometemos a proporcionar explicaciones claras sobre nuestras políticas y actividades. El Congreso nos ha dado un grado importante de independencia para que podamos perseguir efectivamente nuestras metas estatutarias basadas en análisis y datos objetivos. Somos conscientes de que nuestra independencia conlleva una obligación de transparencia para que usted y el público puedan exigirnos responsabilidades.

Hoy revisaré la situación y las perspectivas económicas actuales antes de pasar a la política monetaria. También proporcionaré una actualización de nuestra revisión pública en curso de nuestro marco para establecer la política monetaria.

Situación económica actual y perspectivas
La economía se comportó razonablemente bien durante la primera mitad de 2019, y la actual expansión se encuentra ahora en su undécimo año. Sin embargo, la inflación ha estado por debajo del objetivo simétrico del 2% del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés), y las tensiones comerciales y las preocupaciones sobre el crecimiento mundial han estado pesando sobre la actividad económica y las perspectivas.

El mercado laboral sigue siendo saludable. Las ganancias de empleo promediaron 172.000 por mes de enero a junio. Esta cifra es inferior a la media de 223.000 al mes del año pasado, pero está por encima del ritmo necesario para proporcionar empleo a los nuevos trabajadores que se incorporan a la fuerza laboral. En consecuencia, la tasa de desempleo bajó del 3,9% en diciembre al 3,7% en junio, cerca de su nivel más bajo en 50 años. Las oportunidades de empleo siguen siendo abundantes, y los empleadores están cada vez más dispuestos a contratar a trabajadores con menos habilidades y a capacitarlos.

Como resultado, los beneficios de un mercado laboral fuerte se han compartido más ampliamente en los últimos años. De hecho, los aumentos salariales han sido mayores para los trabajadores menos cualificados. Dicho esto, las personas de algunos grupos demográficos y de ciertas partes del país siguen enfrentándose a problemas. Por ejemplo, las tasas de desempleo de los afroamericanos e hispanos se mantienen muy por encima de las tasas de los blancos y asiáticos.

Asimismo, la proporción de la población con empleo es mayor en las zonas urbanas que en las comunidades rurales, y esta diferencia se amplió en el último decenio. Un recuadro en el Informe de Política Monetaria de julio ofrece una comparación de las ganancias en materia de empleo y salarios con respecto a la actual expansión de las personas con diferentes niveles de educación.

El producto interno bruto aumentó a una tasa anual del 3,1% en el primer trimestre de 2019, similar al ritmo del año pasado. Esta fuerte lectura fue impulsada en gran medida por las exportaciones netas y los inventarios, componentes que en general no son indicadores fiables del impulso actual. Los motores más fiables del crecimiento de la economía son el gasto de los consumidores y la inversión de las empresas.

Aunque el crecimiento del gasto de consumo fue débil en el primer trimestre, los datos recibidos muestran que se ha recuperado y que ahora se está ejecutando a un ritmo sólido. Sin embargo, el crecimiento de la inversión empresarial parece haberse ralentizado notablemente, y el crecimiento global en el segundo trimestre parece haberse moderado.

La desaceleración de la inversión fija de las empresas puede reflejar la preocupación por las tensiones comerciales y la ralentización del crecimiento de la economía mundial. Además, la inversión en vivienda y la producción manufacturera disminuyeron en el primer trimestre y parecen haber vuelto a disminuir en el segundo trimestre.

Después de acercarnos a nuestro objetivo del 2% durante gran parte del año pasado, la inflación general de los precios al consumidor, medida por el cambio de 12 meses en el índice de precios de los gastos de consumo personal (PCE), disminuyó a principios de este año y se situó en el 1,5 por ciento en mayo. El cambio de 12 meses en la inflación básica del PCE, que excluye los precios de los alimentos y la energía y tiende a ser un mejor indicador de la inflación futura, también ha bajado este año y fue del 1,6% en mayo.

Nuestra perspectiva de referencia es que el crecimiento económico se mantenga sólido, que los mercados laborales se mantengan fuertes y que la inflación vuelva a subir con el tiempo hasta el objetivo del 2% del Comité. Sin embargo, las incertidumbres sobre las perspectivas han aumentado en los últimos meses. En particular, el impulso económico parece haberse desacelerado en algunas de las principales economías extranjeras, y esa debilidad podría afectar a la economía estadounidense.

Además, aún no se han resuelto una serie de cuestiones de política gubernamental, como la evolución del comercio, el techo de la deuda federal y Brexit. Y existe el riesgo de que una inflación débil sea aún más persistente de lo que prevemos actualmente. Estamos siguiendo de cerca estos acontecimientos, y seguiremos evaluando sus implicaciones para las perspectivas económicas y la inflación de Estados Unidos.

La nación también sigue enfrentando importantes desafíos a largo plazo. La participación en la fuerza laboral de aquellos que se encuentran en sus primeros años de trabajo es ahora más baja en los Estados Unidos que en la mayoría de las demás naciones con economías comparables. Como mencioné, existen disparidades preocupantes en el mercado laboral entre los grupos demográficos y las diferentes partes del país.

El relativo estancamiento de los ingresos medios y bajos y los bajos niveles de movilidad ascendente de las familias de bajos ingresos también son motivo de preocupación. Además, la búsqueda de formas de impulsar el crecimiento de la productividad, que conduce a un aumento de los salarios y del nivel de vida a largo plazo, debería seguir siendo una alta prioridad nacional. Y me siguen preocupando los efectos a largo plazo de la elevada y creciente deuda federal, que puede frenar la inversión privada y, a su vez, reducir la productividad y el crecimiento económico general. La vitalidad a largo plazo de la economía estadounidense se beneficiaría de los esfuerzos para abordar estos temas.

Política monetaria
En este contexto, el FOMC mantuvo el rango objetivo para la tasa de los fondos federales entre el 2-1/4 y el 2-1/2 por ciento en la primera mitad de este año. En nuestras reuniones de enero, marzo y mayo, declaramos que seríamos pacientes al determinar qué ajustes futuros a la tasa de los fondos federales podrían ser apropiados para apoyar nuestras metas de máximo empleo y estabilidad de precios.

En el momento de nuestra reunión de mayo, éramos conscientes de las continuas corrientes cruzadas del crecimiento y el comercio mundiales, pero había pruebas tentativas de que esas corrientes cruzadas se estaban moderando. Los últimos datos de China y Europa son alentadores, y hay informes de avances en las negociaciones comerciales con China. Nuestra continua postura de paciente parecía apropiada, y el Comité no vio argumentos sólidos para ajustar nuestra tasa de interés política.

Sin embargo, desde nuestra reunión de mayo, estas corrientes han resurgido, creando una mayor incertidumbre. El aparente progreso del comercio se ha traducido en una mayor incertidumbre, y nuestros contactos en los sectores empresarial y agrícola han aumentado la preocupación por la evolución del comercio. Los indicadores de crecimiento de todo el mundo han decepcionado en la red, lo que hace temer que la debilidad de la economía mundial siga afectando a la economía de Estados Unidos. Estas preocupaciones pueden haber contribuido a la caída de la confianza de las empresas en algunas encuestas recientes y pueden haber empezado a reflejarse en los datos entrantes.

En nuestra declaración en la reunión de junio, indicamos que, a la luz del aumento de las incertidumbres sobre las perspectivas económicas y la disminución de las presiones inflacionarias, vigilaríamos de cerca las implicaciones de la información recibida para las perspectivas económicas y actuaríamos de manera apropiada para sostener la expansión. Muchos participantes en el Comité de Operaciones Monetarias de Mercado Abierto (FOMC) consideraron que los argumentos a favor de una política monetaria algo más acomodaticia se habían fortalecido.

Desde entonces, sobre la base de los datos recibidos y de otros acontecimientos, parece que las incertidumbres en torno a las tensiones comerciales y la preocupación por la fortaleza de la economía mundial siguen pesando sobre las perspectivas económicas de Estados Unidos. Las presiones de inflado permanecen silenciadas.

El FOMC ha tomado este año una serie de decisiones importantes sobre nuestro marco de aplicación de la política monetaria y nuestros planes para completar la reducción de las tenencias de valores de la Reserva Federal. En nuestra reunión de enero, decidimos continuar implementando la política monetaria utilizando nuestro actual régimen de política monetaria con amplias reservas, y enfatizamos que estamos preparados para ajustar cualquiera de los detalles para completar la normalización del balance general a la luz de los acontecimientos económicos y financieros. En nuestra reunión de marzo, comunicamos nuestra intención de ralentizar, a partir de mayo, el descenso de las tenencias agregadas de valores de la Reserva Federal y de poner fin a la reducción de estas tenencias en septiembre. El Informe de Política Monetaria de julio proporciona detalles sobre estas decisiones.

El Informe de Política Monetaria de julio también incluye una actualización de las normas de política monetaria. El FOMC examina rutinariamente las reglas de política monetaria que recomiendan un nivel para la tasa de los fondos federales basado en la inflación y las tasas de desempleo. Continúo encontrando estas reglas útiles, aunque el uso de estas reglas requiere un juicio cuidadoso.

Estamos llevando a cabo una revisión pública de nuestra estrategia, herramientas y comunicaciones de política monetaria, la primera revisión de este tipo para el FOMC. Nuestra motivación es considerar formas de mejorar el marco político actual del Comité y de posicionar mejor a la Reserva Federal para lograr el máximo empleo y la estabilidad de precios.

La revisión ha comenzado con la divulgación y consulta con una amplia gama de personas y grupos a través de una serie de eventos de Fed Listens. El FOMC considerará las cuestiones relacionadas con la revisión en las próximas reuniones. Informaremos públicamente del resultado de nuestros debates.

Fuente: Investing.



Agregue un comentario

There is something wrong with the server