Guerra, provocaciones comerciales y política de contención

Las guerras por su concepción generan pérdidas, pánico, retrasos y cambios debido a que sus participantes o promotores buscan lanzar ofensivas necesarias para posicionar su influencia o sentar las bases de un nuevo equilibrio general y donde los atacados asumen pérdidas y preparan su respuesta y contención en el momento más indicado caso contrario se muestran sonrisas en forma de convenios y alianzas que quedan para la posteridad como portada de un medio local o nacional.

Esto es lo que está pasando en los mercados globales, donde el capital invertido, es el flujo que conecta a todo un sistema llamado financiero y donde todos sus involucrados esperan tomar las mejores posiciones para rentabilizar sus inversiones de corto, mediano o largo plazo.

La guerra comercial que actualmente vivimos evidencia el alboroto del statu quo debido a que uno de sus miembros busca sentarse a la cabeza e imponer sus decisiones sobre el desarrollo de tan importantes relaciones comerciales y hacer de la geopolítica su propia agenda. Sin embargo sería bueno preguntarse existen los medios necesarios para seguir alimentando el sonido de la canción porque hasta donde todos sabemos lo bello de una melodía es su inicio y final.

La historia nos lo demuestra, la mejor estrategia no es el ataque o la defensa sino la contención y el tiempo, esto parece ser la estrategia del gigante asiático y sus aliados, no porque no tenga los medios sino por su largo aliento de una política con visión de largo plazo que ya ha superado cambios entre demócratas y republicanos de occidente.

 

Por: Manuel A. Díaz – Head of Investment Strategies



Agregue un comentario

You have not selected any currencies to display