El último arrebato de Trump provoca una caída brusca del peso mexicano

Estados Unidos impondrá unas tarifas del 5% a importaciones de México, en represalia por la alta inmigración del país azteca. Si la crisis fronteriza persiste y México no propone ninguna medida, los aranceles continuarán: subirán hasta el 10% desde el 1 de julio, hasta el 15% desde el 1 de agosto y hasta el 25% desde el 1 de octubre. Y en ese punto permanecerán de forma indefinida hasta que México reaccione.

La reacción, lógicamente, no se ha hecho esperar. El presidente del país, López Obrador, ya le ha pedido diálogo a su homólogo estadounidense, mientras que el peso ha experimentado una caída que a esta hora supera el 3% ante la larga lista de productos que podrían verse afectados por las nuevas medidas. Así, de los 19,17 a los que podíamos intercambiarle frente al dólar, hemos pasado a verlo en los 19,78.



Agregue un comentario

There is something wrong with the server