EEUU y Corea del Norte no llegan a un acuerdo y el mercado busca refugio.

“A veces hay que marcharse”, ha dicho este jueves el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tras el fracaso de su cumbre con el líder norcoreano Kim Jong-Un. Y el mercado de valores no podría estar más de acuerdo.

El STOXX 600 baja 1,20 puntos o un 0,3%, hasta 371,38 con la oleada de recogida de beneficios tras un repunte de dos meses desde principios de este año. El Dax de Alemania se deja un 0,3%, el FTSE británico un 0,7% y el francés CAC 40 un 0,1%.

No es sólo lo de Corea y las armas nucleares. Esta mañana se ha levantado una nueva oleada de inquietud en torno al estado de la economía China (y por lo tanto a escala mundial) después de que el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, lastrara las expectativas en cuanto a la posibilidad de llegar a un acuerdo con China en un futuro cercano.

Esto añade una nota particularmente sombría al contexto del nuevo descenso de la actividad manufacturera de China. El PMI de Caixin de febrero indicaba que la producción había disminuido a su ritmo más rápido desde finales de 2015, cuando China exportaba deflación al resto del mundo.

No en vano los índices sectoriales de peor rendimiento esta mañana son el EURO STOXX Basic Resources Futures, muy sensible a los datos de China, que se ha dejado un 0,8%, y el índice Stoxx Autos & Parts, que retrocede un 0,7%

Los optimistas podrían aferrarse al tono positivo que se percibe en cuanto a la cuestión del Brexit, donde el riesgo de un divorcio caótico entre el Reino Unido y la UE ha descendido drásticamente en los últimos días. Gran parte de la caída del IBEX es reflejo de la fuerte subida de la libra esterlina, que devalúa los flujos de ingresos de dólares por su petróleo y pesos pesados de la minería.

Y es de destacar que Italia también ha mejorado su rendimiento esta semana, después de que los nefastos resultados del movimiento populista 5 Estrellas en las elecciones regionales indicara que el país podría volver a una senda política más predecible.

Pero lo más importante que sacamos de hoy es que —tomando prestada una frase de Kenny Rogers – aunque es hora de irse, por lo menos no hay que salir corriendo.



Agregue un comentario

You have not selected any currencies to display